Presentación

55º aniversario: recordar el pasado, trabajar por el futuro

En 2016 La Yuriesfera sigue recopilando el legado de Gagarin

gagarin-55-2

Hace cincuenta y cinco años el primer satélite meteorológico surcaba su órbita. El primer láser había sido construido. Se acababa de visitar la fosa de las Marianas, el punto más profundo de los océanos de la Tierra. Se había determinado la estructura de la doble hélice del ADN.

Hace cincuenta y cinco años se erigió el muro de Berlín. Había empezado el infierno de Vietnam. La guerra colonial seguía en Argelia. La democracia era frágil en muchos lugares, e inexistente en otros. La guerra mundial era una amenaza fresca y palpable.

Hace cincuenta y cinco años, en la primavera de un prado cerca del Volga, veinte kilómetros al sur de la ciudad de Saratov, un hombre, la primera persona en alcanzar el espacio y dar una vuelta al planeta se posó con su paracaídas ante la mirada atónita de algunos campesinos del pueblo más cercano. Se presentó. «Soy el primero en viajar por el espacio. Me llamo Yuri Alexéievich Gagarin.»

Eran unos tiempos de maravillas y horrores a partes iguales. Eran tiempos como los nuestros.

Hoy, cincuenta y cinco años después, no podemos decir todavía que el espacio sea nuestro segundo hogar. Ni siquiera podemos decir que vaya a serlo alguna vez, enfangados como estamos en la mezquindad de la bancocracia universal. Más de quinientas personas han visto, con sus propios ojos, lo que aquel joven piloto ruso vio por vez primera durante una hora y cuarenta y ocho minutos de tensión, nervios y esperanza. Quinientas personas son demasiadas para algunos, que quisieran ver la Tierra convertida en un vergel imposible de equilibrio y serenidad antes de dirigir nuestra colectiva mirada a los cielos. Muy pocas para nosotros, que creemos en el espacio como el medio necesario para nuestra evolución, nuestro desarrollo, nuestro siguiente paso hacia un universo que encarnamos.

Gagarin fue el primero. Mantengamos vivo su impulso, el sueño de científicos, ingenieros, pilotos y poetas, para seguir adelante, siempre adelante. Allá vamos.

_____________________

2011 es el Año de Yuri

La Yuriesfera te ofrece ‘todo un planeta’ de posibilidades

 

… o mira quiénes somos, el planeta más grande del Sistema Gagarin en el ciberespacio gracias al éxito de nuestra iniciativa colectiva e igualmente por la gran acogida que ha tenido la Yuriesfera en toda la Red y su repercusión en los medios convencionales o alternativos…  y seguid atentos a vuestras pantallas porque la nave Vostok de la Yuriesfera, la nave de Yuri, sigue en órbita. Seguiremos ofreciendo nuevos contenidos, iniciativas y sorpresas durante este año de Yuri y más allá…

Poyéjali! [“¡Allá vamos!”]

_____________________

249 webs, blogs y entidades de 19 países de Europa y las Américas ya forman parte de la red Yuriesfera

1961-2011, el año de Yuri Gagarin

En 2011 celebramos el 50º aniversario del primer vuelo humano al espacio. El 12 de abril de 1961 el hombre salió por primera vez de su cuna terrestre* y dio su primer paso —el primer gran paso para la humanidad— en el Cosmos. Yuri Alexéievich Gagarin, ciudadano soviético a bordo de la nave Vostok 1, se convirtió así en el primer ser humano que pudo contemplar y disfrutar de una visión global de nuestro planeta azul. A lo largo de 2011 —y especialmente el día 12 de abril— se conmemora en todo el mundo este evento que supuso, indudablemente, un antes y un después en la historia de la humanidad.  Este sitio es una iniciativa colectiva que remontó el vuelo el 15 de enero de 2011 con motivo de la celebración internacional del medio siglo del inicio de la Era Espacial tripulada y está dirigido especialmente a la blogosfera panhispánica (blogs o webs de los cinco continentes editados en nuestro idioma global) en la cita histórica de 2011, el año de Yuri Gagarin… y más allá.

Une tu blog o web a La Yuriesfera

_____________________

[*]: “La Tierra es la cuna de la Humanidad, pero no podemos vivir para siempre en la cuna”.
Konstantín Tsiolkovski (Rusia/URSS, 1857-1935), pionero de la cosmonáutica soviética.